jueves, 5 de mayo de 2011

La Gratitud

Un famoso productor de peliculas de Hollywood estaba ocupado en la seleccion del protagonista de su proximo film y se encontraba al borde de la frustracion porque ninguno de los actores que se habian presentado hasta entonces parecian satisfacerlo completamente. De repente entro al foro un joven mensajero, entrego su mensaje y se despidio con una sonrisa.

El productor registro toda la escena desde la distancia, en silencio. Llamo a su asistente y le ordeno que alcanzase al joven mensajero y lo hiciese regresar. 

- Ya tengo al proximo protagonista - aseguro. 

Sus companeros lo miraron incredulos. Al casting se habian presentado actores de renombre, algunos ya consagrados y, sin embargo, este productor se veia entusiasmado por un joven mensajero ¡al que ni siquiera le habian tomado una prueba de actuacion! 

- ¿Esta seguro? - le preguntaron, incredulos. 

- Senores, ¡esa sonrisa que acabo de ver vale un millon de dolares! Y no estoy dispuesto a perderla - les dijo, como dando por finalizada la discusion. 

Mientras tanto su asistente habia dado alcance al joven mensajero, pero tuvo que esforzarse en convencerlo de que no estaba bromeando cuando le dijo que un productor de peliculas lo habia hecho buscar. 

Aquel joven habia tomado el puesto de mensajero porque era lo unico que pudo conseguir para estar cerca de su intimo sueno de ser actor de cine. 

Un par de anos atras habia atravesado todo el pais de costa a costa, desde New Jersey hasta California persiguiendo su ilusion de dedicarse a la actuacion. 

Hasta ese dia solo habia conseguido pequenos papeles secundarios en peliculas de muy bajo presupuesto y apenas habia logrado juntar el dinero necesario para cubrir las lecciones de actuacion que estaba tomando. 

Ahora, el productor y el mensajero estaban frente a frente. 
El primero le explicaba al segundo cual era su conviccion y el segundo no podia creer lo que oia. Se estaba reponiendo del shock justo cuando llegaron a la parte donde debian acordar el salario. 

- Te pagaremos 11.000 dolares - dijo el productor. 

No estaba mal por un par de semanas de trabajo, pero el joven mensajero estaba recien divorciado y tenia una pequena hija a quien pasarle su pension de alimentos, por lo que tomo coraje, abrazo al productor y, para que nadie mas notara que estaba rogando un aumento le dijo al oido: 

- ¿Podrian ser 11.500? Por favor, tengo una hija pequena a quien alimentar. 

- Hijo, ¡entonces seran 12.500! 

- Gracias! ¡Muchas gracias! Jamas me olvidare de esto!- le prometio el mensajero al oido. 

Con las vueltas de la vida, se convirtieron en amigos entranables. 

Aquel productor arriesgado, más tarde, cayo en desgracia, mientras que el mensajero dueño de la sonrisa del millón de dólares se convirtió en un gran actor, muy afamado. 

Estando en ese punto bajo de su vida, el productor recibio un llamado del ahora consagrado actor invitándolo a que lo acompanara a la proxima entrega de los premios de la Academia, los Oscares, al que habia sido nuevamente nominado. El productor no quería ir. La ultima vez que habia asistido a esa gala una de sus películas competia en varias categorías, esta vez sin embargo, casi nadie recordaba su nombre. Casi nadie. 

Su amigo, el mensajero que habia prometido NO OLVIDARSE JAMAS, estaba cumpliendo su palabra. - Quiero que camines esa alfombra roja a mi lado - le habia dicho por telefono. 

Esa noche, despues de la ceremonia, en el baile que ofrece la Academia para homenajear a todos los nominados y los ganadores, el actor camino mesa por mesa con su mano apoyada en el hombro del desafortunado productor como para devolverle la confianza en si mismo, diciendo a quien quisiera escucharlo: 

- Este es el mejor productor que hay en la industria, el es mi amigo. 

El productor recuerda esa noche como uno de los mejores momentos de su vida. 

Solo uno de los mejores, porque hubo otros. 

En otra ocasion, el productor sufrio un derrame que lo llevo directo al hospital. 

Una noche, mientras aun permanecia en la Unidad de Cuidados Intensivos, vio a su amigo, al afamado actor parado en la puerta con su sonrisa del millon de dolares instalada en su rostro. 

- Vas a estar muy bien. Muy pronto - le dijo. 

Dos enfermeras y un encargado de seguridad llegaron hasta ahi y le ordenaron que abandonara el lugar. 

- Ud. puede ser muy famoso afuera, pero aqui dentro hay reglas que TODOS deben respetar, y en este lugar NO se puede estar!’ - le gritaron. 

El actor, lejos de intimidarse, miro a su amigo convaleciente y gunandole un ojo le dijo: Regreso en veinte minutos. 

Exactamente en ese tiempo regreso su amigo con veinte pizzas, se sento con las enfermeras, los que hacian la limpieza y los encargados de seguridad y las compartio con todos ellos. 

Aquel consagrado actor, famoso mundialmente, en lugar de estar en un lugar glamoroso, disfrutando de las regalias de su vida privilegiada, estaba alli, una noche, compartiendo una pizza con trabajadores anonimos para poder ganarse el derecho de estar al lado de su amigo, simplemente cumpliendo su palabra. Al rato, naturalmente, lo dejaron ingresar. 

- ‘Vas a estar muy bien. Muy pronto’ - repitio - ‘Aun te queda mucho por hacer’. 

Ese es otro de los momentos mas imborrables de la vida de este productor de Hollywood. 

El otro momento inolvidable que a este productor le fascina mencionar es el siguiente: Cuando la vida lo golpeo fuerte, este productor tuvo que tomar una de las decisiones mas tristes de su vida: Vender su hermosa mansion, donde habia vivido por casi veinte anos. Sin embargo, cuando la rueda de la vida completo el giro, la fortuna comenzo a sonreirle nuevamente y sus producciones comenzaron a figurar entre las mas exitosas sintio que una excelente manera de completar el ciclo era recuperar su anorada mansion. 

Se comunico con el nuevo dueno varias veces, pero este, un acaudalado frances, presidente de una gran compania, que residia en Montecarlo, se negaba sistematicamente. 

Un dia, compartio esa frustracion con su amigo, el dueno de la sonrisa del millon de dolares. 

Al tiempo, el millonario frances, el nuevo dueno de la mansion finalmente accedio a venderle la propiedad al productor. 

Cuando este reingreso por primera vez a su mansion, se encontro con un dibujo de su amigo actor que decia: ‘De vuelta en casa. Hermoso.’ 

El ahora nuevamente afamado productor, cuando encontro la ocasion, le pregunto si tenia algo que ver con el cambio de opinion del frances y el actor le confeso que si, que habia volado a Montecarlo, pidio hablar con el multimillonario y este accedio a atenderlo solo por quince minutos, ¡mientras se afeitaba! 

Alli estaba este actor, igualmente multimillonario, mundialmente reconocido, en el bano con un desconocido rogandole que le regresara su mansion a la persona que le habia dado su primer trabajo importante como actor. 

En determinado momento se arrodillo y le pidio por favor que accediera a su pedido. El frances no terminaba de entender la situacion por lo que le pregunto: 

- ¿Ud. me esta diciendo que volo desde su casa hasta aqui SOLO para pedirme que le venda mi casa a su amigo? 

- Eso es exactamente lo que estoy haciendo. - contesto el actor. 

- Prometo pensarlo. - dijo. 

Ya era un avance. 

Durante todo ese verano el multimillonario frances confio a sus amistades que habia tenido de rodillas en su bano a este consagradisimo actor. 

El cumplio su palabra. Jamas se olvido. El es mucho mas que un amigo, el es parte de mi alma - dice hoy el productor. 

El productor es Robert Evans. 

El actor, es el que mas veces ha sido nominado, 12 veces al Oscar en la historia. Ganador en 3 ocasiones. Tiene el salario mas alto de Hollywood. Posee una de las colecciones privadas de arte mas valiosas del mundo (varios Renoir, Van Gogh ¡y hasta un Picasso colgado en el bano!). 

Su fortuna esta valuada en mas de mil doscientos millones de dolares. 

Sin embargo, sus amigos coinciden en que su posesion de mas valor, es su palabra. 

Su nombre: Jack Nicholson. 

‘La Gratitud es una carga muy pesada de llevar a cuestas’. Aqui se confirma que la excepcion hace la regla.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La virtud de la paciencia.

La paciencia proviene de las palabras paz y ciencia y es: La capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse. La habilidad para hacer cosas pesadas o minuciosas. El saber esperar cuando algo se desea mucho. Hacer algo conlentitud para mejorar lo que se hace. El dominio de uno mismo. Latranquilidad de esperar en situaciones difíciles, etc.

La paciencia está relacionada con otras virtudes y valores humanos como: la condescendencia, la caridad, la constancia, la esperanza, la firmeza, la generosidad, la humildad, la insistencia, la perseverancia, la persistencia, la responsabilidad, la serenidad, la tenacidad, la tolerancia, la voluntad, el equilibrio y el tesón.

Paciente es la persona que la practica y también define al que va al médico.
 Principales características de la paciencia:

  • La paciencia nos enseña a saber esperar, a hablar de manera adecuada en cada momento y a callar cuando es conveniente, así como a evitar roces, silenciar cotilleos ajenos y los dolores propios, porque las lamentaciones y penas ajenas nublan el día, entristecen el corazón ydescontrolan la paz.

  • La paciencia nace espontáneamente en los padres y en las madres, cuando empiezan a educar a sus hijos en las virtudes y valores humanos y a enseñarles a andar, comer, hablar, vestirse, leer, educación, convivencia, etc.

  • La paciencia deber ser uno de los principales soportes de las relacionesmatrimoniales, haciendo verdaderos ejercicios de tolerancia, para tener una buena convivencia y ahuyentar los peligros del divorcio. El ejercicio de la paciencia, junto a la tolerancia, a la prudencia y a las nuevas oportunidades de reflexión, evita tomar malas decisionestranscendentales e irreversibles. Casi siempre bajo la premisa, de que la vida no es fácil y de que nadie es perfecto, mucho menos en ocasiones puntuales, que no tenemos la paciencia de analizar con detenimiento y sin pasión.
  • La paciencia es un integrante importantísimo de las relaciones interpersonales. Entre los mismos padres, entre los padres y los hijos. Entre los jóvenes y los mayores. Entre los maestros y alumnos. Entre los empleadores y empleados y viceversa. Los hijos proporcionan una fuente inagotable de ocasiones, para ejercitar la paciencia e irles modelando, para su beneficio futuro.

  • La paciencia junto a la tolerancia origina que los matrimonios convivan en mejor armonía y evita que tomen sin pensar las decisiones transcendentales, lo que hace disminuir el número de probabilidades de los divorcios que muchas veces llegan a las primeras dificultades, sin todavía haber tenido tiempo de madurar.

  • La paciencia no tiene que conllevar el esperar indefinidamente, ni pasar por alto situaciones insoportables. Tiene que haber un equilibrio entre paciencia, tolerancia, justicia y segundas oportunidades. La paciencia no impide rebelarse, cuando sea necesario, contra los agresorespersonales o contra los que atacan a las cosas o instituciones queridas.

  • La paciencia si se fomenta y usa bien, ayuda a la adquisición de otras virtudes importantes para la vida cotidiana, a la obtención de los objetivos programados, a formar la integridad de los padres y de los hijos, a sobrellevar la tristeza y los sufrimientos físicos o mentales, atemplar el carácter, a soportar los infortunios y sufrimientos ligeros o pesados y a hacernos más tolerantes, generosos, diligentes ydispuestos con los demás

  • La paciencia da equilibrio y vigor a la personalidad, nos hace mástolerantes, comprensivos y fuertes para soportar los contratiempos con mucha más fuerza y sin lamentaciones.

  • La paciencia produce la mayoría de los éxitos de los inventores e investigadores ya que les permite alcanzar el triunfo a base de repetir y repetir los ensayos corrigiendo y volviendo a empezar tantas veces como sea necesario hasta conseguir los objetivos. Muchas veces ha sido más importante la paciencia que el talento. Los deportistas también basan sus éxitos en la paciencia, insistencia y dureza de susentrenamientos.  

  • La paciencia es dar una oportunidad al tiempo, es el sosiego que neutraliza la ansiedad y la desesperación, e infunde fortaleza a las personas para soportar con resignación el sufrimiento.

  • La paciencia no es pasividad ante el sufrimiento y no reaccionar o un simple aguantarse, es tener la fortaleza para aceptar con serenidad el dolor y las pruebas que la vida pone en nuestro camino para fomentar nuestra fortaleza.

  • La paciencia permite ver con claridad el origen de los problemas y la mejor manera de solucionarlos, evitando caer en la desesperación por las prisas, sin previamente haber escuchado y razonado antes de actuar
  • La paciencia es un rasgo de personalidad madura. Esto hace que las personas que tienen paciencia sepan esperar con calma a que las cosas que no dependen estrictamente de uno hay que darles tiempo y sucederán cuando tengan que suceder, principalmente con las que nos son contrarias, como la enfermedad, los infortunios económicos, el clima, los atascos del trafico, los olvidos, las pérdidas irreparables, etc.

  • La paciencia permite desarrollar la sensibilidad para identificar el origen y las soluciones a los problemas, a las contrariedades, a las alegrías, a los triunfos y fracasos de cada día, así como poder afrontar la vida de una manera optimista, tranquila, armónica y feliz. 

  • La paciencia es la virtud humana que sin lamentaciones, hace a las personas tolerar, comprender, padecer y soportar los contratiempos y las adversidades con fortaleza, moderando las palabras y la conducta, para poder actuar de manera acorde a cada situación, no hiriendo los sentimientos de los demás y sin demostrar indiferencia o insensibilidad.

10 Sentencias relacionadas con la virtud de la paciencia:

  1. A veces la paciencia da más frutos, que los más profundos cálculos.
  2. Dios mío, dame paciencia, ¡Pero dámela ya!.
  3. El que no tiene paciencia, no puede exigirla de los demás.
  4. La clave de la paciencia es hacer algo mientras esperas.
  5. La paciencia en un momento de enojo, evitará cien días de dolor.
  6. La paciencia es esperar sin quejarse.
  7. La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.
  8. La paciencia es la madre de la ciencia.
  9. La paciencia es un árbol de raíz amarga, pero de frutos muy dulces.
  10. Lo que no se puede evitar, hay que llevarlo con paciencia.
  11. No te apresures a responder, hasta que no te acaben de preguntar.
  12. Sé paciente con todo el mundo; pero sobre todo contigo mismo.
La impaciencia significa, ausencia de la paz y de la ciencia y aunque en algunos casos, pudiera ser legítima, en la mayoría de las ocasiones, es unafalta de caridad hacia el prójimo. También puede ser manifestada por algunospadres, motivada por un excesivo y mal entendido cariño hacia sus hijos, que les lleva a desear inmediatamente lo mejor para ellos.

La impaciencia está relacionada con: La angustia, la ansiedad, la intolerancia, la intranquilidad, la intransigencia, la ira, la tensión, el desasosiego, el enojo, etc. Hay también paciencia e impaciencia colectiva en la sociedad, la cual suele expresarse ante situaciones graves.

Practicar la paciencia supone cultivarla día a día, para engrandecerla. Es un ejercicio de amor, fe y humildad que hace crecer a las personas. Tener paciencia es una virtud de sabios y una cualidad de hombres con mucho valor humano, pero para poder ejercitarla con los demás, debe empezar a ejercitarse con uno mismo, ya que hoy en día, todo esta encaminado a potenciar el “Aquí y ahora”, Yo primero”.”Date prisa” y “Satisfacción inmediata”, “Soluciones a muy corto plazo”, sin tener en cuenta el tiempo y el esfuerzo requeridos para conseguirlos.

Los padres tienen que aprender a practicar entre ellos esta virtud, para poder enseñársela a sus hijos desde los primeros años y estos tienen que acostumbrarse a ser pacientes, en todas sus decisiones, juegos y relaciones con los demás. Es una de las virtudes que se debe enseñar a los hijos, desde el momento que nacen, poniendo énfasis en que la pongan en práctica, a partir de los tres años, junto a otras virtudes, principalmente la responsabilidad, la perseverancia y la generosidad. Desde la cuna, hasta que dejan la casa paterna. Enseñarles las cosas más elementales, requiere mucha paciencia, lo que es importantísimo para la enseñanza y el aprendizaje. Si tienen paciencia los padres entre si, también la tendrán con sus hijos, con susprogenitores, con sus amigos y con los compañeros de trabajo. Los padres deben tener la paciencia de no exigir a sus hijos a que adquieran compromisos, sabiendo que no pueden cumplirlos. Eso es aplazar y agrandar el problema.

Las personas fuertes mentalmente y bien formadas en la virtud de la paciencia, suelen ser más pacientes que los débiles, pues saben tolerar los males ajenos, con ánimo más tranquilo, por eso los padres y los superiores, tiene el derecho y la obligación de corregir, pero con mucha paciencia.

Los hijos tienen que ver que sus padres son pacientes entre ellos, con todos los miembros de la familia y con sus amigos. La paciencia y la constancia en el ahorro, son unas virtudes que se deben fomentar en los hijos desde sus primeros años, pues son una unidad de medida, para conseguir los objetivospropuestos.

Todos los días y a todas las horas, ponen a prueba nuestra paciencia yautodisciplina. Salir triunfante de esas pruebas, es un verdadero heroísmo, por eso se necesita aprenderla y practicarla para:

  • Alcanzar y perseverar los objetivos propuestos, principalmente en el plan de vida 125, ya comentado en otros artículos
  • Aprender a aprovechar el tiempo
  • Comprender a otros
  • Controlar el dolor
  • Convivir con los amigos y conocidos
  • Demostrar amor
  • Dialogar
  • Educar a los hijos en sus estudios y en sus obligaciones familiares y con la sociedad
  • Ejercer la autodisciplina y el autocontrol personal
  • Escuchar
  • Estudiar
  • Formarse y formar a otros
  • Fundar y llevar el hogar
  • Hablar sin atropellarse, ni atropellar a otros
  • Leer lo que nos es conveniente o necesario
  • Llevar el matrimonio con amor
  • Mandar
  • Mantener la calma en los atascos de circulación, en las colas de las oficinas y establecimientos, con las personas pesadas, etc.
  • Mantener las promesas
  • Mejorar el carácter
  • Mitigar las preocupaciones
  • Obedecer
  • Pensar
  • Perdonar y pedir perdón
  • Poder reflexionar
  • Poder respetar
  • Realizar esfuerzos, físicos o mentales
  • Realizar los trabajos, físicos o mentales
  • Saber ser buen padre y buen hijo
  • Ser prudente y aparentarlo
  • Ser responsable con los mayores, con los enfermos, con los empleados, con los alumnos, etc.
  • Ver lo mejor de otros.

TEMPLOS MORMONES